¿Qué es Storybird?

Internet es un mundo tan amplio de posibilidades que podríamos descubrir cada día 10 aplicaciones, recursos o páginas web nuevas, que todavía nos faltarían días para poder conocerlo todo.

Gracias a un redactor de Magisterio Español conocí Storybird hace un par de semanas. Se trata de una página enfocada a profesores, familias, niños y artistas gráficos. ¿Y qué une a estos grupos tan variopintos de la población? En este caso, las historias ilustradas. Gracias a esta página podemos crear de forma totalmente gratuita un cuento, historia, poema… haciendo uso de las múltiples ilustraciones que nos ofrece.

De esta manera, los artistas pueden utilizarlo como un medio de promoción y ver así cómo su arte es utilizado para crear bonitas obras. A los niños y a sus familias les permite desarrollar la creatividad de los más pequeños (y los que no lo son tanto) inventando aventuras y desventuras que podrán ver plasmadas luego en forma de libro.

Además tienes incluso la opción de comprar tu propia creación en formato físico (de momento, sólo disponible para Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos).

Por último, para los profesores existe la opción de crear una serie de “clases” en las que participan sus alumnos, cada uno con un nick y una dirección asociada, para poder ir elaborando las tareas que les encomiende el tutor.

En resumen, me parece una web fantástica. Es sencilla, gratuita, intuitiva y… preciosísima (cute! kawai!). Los libros que publiquemos tienen que estar escritos en inglés porque pasan un filtro de revisión para evitar contenidos abusivos de caracter racista, sexista, violento, etc. porque recordemos que es una iniciativa dirigida fundamentalmente a niños (“family friendly“). Sin embargo, si los libros los mantenemos en nuestra librería privada o en nuestras clases, no existe tal restricción de idioma.

Os animo a que le echéis un vistazo, leáis mis mini cuentos (Kukuli) y os aventuréis a crear uno propio.

Gollería

Aunque suene a palabra de niño pequeño que no sabe decir que lo que le gustan son los bollos de chocolate y no los ‘gollos’, comparto mi recién adquirida sapiencia sobre este vocablo para que dejéis boquiabierto a cualquiera que os escuche 😉

gollería.

(De or. inc.).

1. f. Manjar exquisito y delicado.

2. f. coloq. Delicadeza, superfluidad.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Clases de español

dogtags

Los idiomas me han gustado siempre y no sólo aquéllos ajenos a mi lengua materna sino que el español en sí también me fascina y tal vez ése sea el motivo por el que me pongo histérica cada vez que veo faltas ortográficas o gramaticales descomunales. Pero bueno, eso merece un tema aparte. Lo cierto es que desde hace un tiempo tenía ganas de dar clase de español a extranjeros porque me motivaba mucho la idea de enseñar a los demás algo que a mí tanto me gustaba y que por fin podía decir que dominaba bastante bien. Con esta intención me puse a buscar trabajo como voluntaria para dar clases a inmigrantes pero parece ser que nadia me quería y yo me preguntaba (y aún sigo haciéndolo) porqué no… Licenciada en Traducción e Interpretación, CAP con la didáctica de lengua española y curso de enseñanza de español para inmigrantes. Así que como diría alguno por ahí, yo me pregunto ‘Because?! because?!’, qué más necesitáis, si sólo quiero ser voluntaria…

Pero en fin, tras mis múltiples e infructuosas búsquedas un día recibí un e-mail de una asociación que sí que estaba interesada en mí. ¡Yujúuuu! Así que después de conocernos mutuamente empecé a impartir mis clases de español y aunque sólo llevo 2 días he de decir que me encantan. El primer día estaba un poco nerviosa antes de empezar pero una vez que estaba allí con mis alumnos (sólo eran tres pero por algo se empieza…) se me pasaron los nervios y creo que me desenvolví bastante bien. De hecho, creo que cuando más suelta me he visto en un ‘trabajo’ ha sido en esta ocasión y cuando trabajé como taquillera en el Festival de Cortometrajes de Lille… Puede que sea porque estoy hecha para estar de cara al público o simplemente, que los voluntariados no dan tanto miedo como un trabajo de verdad 😉

En cualquier caso, ahora viene la parte un poco más complicadilla de organizar y planificar las clases, teniendo en cuenta que la asistencia de los alumnos es bastante variable y que su nivel de español también lo es. Pero sin ninguna duda, cada día que voy yo también aprendo cosas nuevas y los alumnos me hacen pensar porqué decimos determinadas cosas en español, qué significa esta frase hecha o aquélla, las distintas acepciones que tiene un verbo, etc. ¡Me encanta y espero seguir aprendiendo mucho más!