Yoohoo!!!He vuelto!!

Sigo siendo la misma, con otros pelos pero igual de guapa, simpática, encantadora… en fin, ya me conocéis! 😉 La de siempre.

pelocorto

¿Qué ha sido de mi vida desde entonces?

Pues pasé un tiempo en Cortegana, durante las Jornadas Medievales junto a César, Ramón y Ernesto (quién es Ernesto???! -jeje-) a quienes vestí también apropiadamente para la ocasión; aunque para ello, alguno tuviera que vestirse con una funda de colchon de hace 20 años…

cortegana

También me he dedicado a la Fórmula 1; aunque bueno, de momento a pequeña escala y me conformé con los karts del Xanadú. Yo me sentía la más veloz del mundo, como si estuviera yendo a 300 km/h; pero para que os hagáis una idea fui la más lenta de todo el circuito… oops!

karts

Tuve el gran honor de asistir a la primera celebración de cumpleaños de Sil!! Sí, como lo leeis, ha tardado 21 años pero finalmente lo ha conseguido (cierto es que con su familia lo habrá celebrado cientos de veces, o al menos 21 pero con sus amigos, nunca!) Increíble pero cierto. El motivo: nacer un 13 de agosto, ¿a quién se le ocurre? Y más viviendo en Madrid, donde si te quedas durante este mes estival corres el riesgo de que las suelas de las zapatillas se fundan con el asfalto o que el calor te obligue a permanecer encerrado en casa 20 horas al día. En fin, pero la celebración así fue, en Las Vistillas, gran lugar donde los haya. Acompañados por la Almudena iluminada, por unos litros de mojito y unos sandwiches, nos reunimos todos los que seguíamos pululando por la capital.

tarta

bobos

santaneros

Saludos a mi pequeña comunidad de lectores

He vuelto a España, he vuelto a Madrid, he vuelto a mi casa. En fin, parece que todo vuelve a la normalidad. QUE DIFICIL!!! He estado un tiempo desaparecida, lo sé, todo ello se debe a un retiro espiritual que he estado realizando. Vamos, que he pasado unos días en Cortegana y luego en Madrid haciendo más bien… nada! Pero claro, una tiene que prepararse bien para la vuelta al cole, no os creáis que sólo lo hace El Corte Inglés… porque si no, luego corro el riesgo de sufrir el síndrome post-vacacional o el que debe ser aun peor: post-erasmus!!

Así que me permitiréis unos días más de vida de retiro y en breve estaré aquí posteando como una loca. Os contaré las Jornadas Medievales en Cortegana con fotos incluidas, eh?? Y otras novedades dignas de reseñar. Hasta el momento, no me olvidéis, sigo sana y salva y en breve, estaré dando guerra de nuevo!! Sed buenos y disfrutad de lo que queda del verano…

Visita de Germàn y Ana

El jueves, a una hora un tanto intempestiva (osease, a la 1h40 della mattina) llegó nuestra primera y única visita (pa’ todo el resto: vosotros os lo perdéis!!). La susodicha visita eran: Germán y Ana. Cuando llegamos a la estación de tren, después de hablar con ellos y dando por sentado que allí llegaban en tren, nos encontramos con la estación cerrada. Después de preguntar a varias personas decidimos colarnos al anden por un parking, donde nos encontramos con unos operarios no excesivamente agradables pero que nos informaron de que allí no paraba ningún tren hasta las 5 de la mañana del día siguiente, pero una luz se ilumino en nuestro cerebro y barajamos la posibilidad de que llegaran en autocar. Así pues nos dirigimos a la puerta central de la estación, y allí nos encontramos con estos “ soggetti” cargados como si vinieran para un mes, solo venían para tres días, y nos dirigimos a nuestra morada. Eso sí, a pie, porque ya no había escaleras mecánicas ni autobuses. Llegamos un poco cansados después de 30 minutos andando, todo cuesta arriba, (cómo no!!!!) y cenamos, algunos ya por segunda vez, y nos quedamos hablando y jugando a las cartas hasta las 5h de la mañana ( también alguno se tenía que levantar pronto) Por la mañana nuestros invitados durmieron hasta tarde y a las 13h César les hizo una visita turística por el Bar Central y la Pizzería Etruscheta. Luego nos vimos todos e hicimos un auténtico recorrido por Perugia. Por la noche fuimos a la laurea de Roberto ( ya está contado todo en la página oficial de Paloma) y a casa a dormir pronto que el sabado madrugábamos. Nos levantamos a las 6h y partimos en nuestro Fiat Punto Multijet camino de Venezia.

coche

Llegamos en torno a las 12 de la mañana pero debido a nuestro total desconocimiento del lugar, tuvimos que dar bastantes vueltas con el coche hasta finalmente decidirnos a visitar el Lido (una isla; la cual no recomendamos a nadie, ya que es una mezcla de Benidorm y Marbella, donde lo único digno de visitar es la playa). Allí nos dimos un baño para amortizar el viaje que habíamos pagado en ferry (aunque bueno las vistas y el viajecillo en sí hasta la isla tampoco estuvieron nada mal). Volvimos de la isla y nos dirigimos a Venezia, donde, por si no lo sabéis, no se puede acceder con coche… y no porque esté en mitad del agua (que no lo está). Así que te ves obligado a dejar el coche en uno de los “economiquísimos” parkings puestos a tu total disposición y luego patearte toda la ciudad como un campeón.

Allora, por la noche visitamos la preciosa ciudad de los canales, vimos la Piazza San Marco, el puente de los Suspiros, el puente Rialto así como miles de pizzerías y restaurantes a orillas de los canales. Con la intención de no pagar demasiado en el parking pusimos una alarma una hora antes pero no contábamos con el laberinto que suponen las calles de Venezia ni con nuestra mala orientación y estado de agotamiento intenso. Tras miles de vueltas por las enrevesadas calles y unas 3 visitas al puente de Rialto, recogimos el coche y nos dirigimos a un camping muy chulo. Allí hicimos técnica erasmus del Otto in quattro, aunque esta vez consistía en un quattro in due (es decir, dormir los 4 en una habitación de 2). La tarea no fue difícil: solamente tuvimos que esconder a Germán y a Ana en los asientos traseros del coche para poder pasar por la barrera del camping. La táctica consistió en poner todo nuestro equipaje: mochilas, toallas, bolsos, ropa… sobre ellos, que estaban acurrucados en el suelo. Los pobres se sentían como si fueran polizones escapando en tiempos de guerra; sólo oían nuestras voces, pero no sabían si todo iba bien e incluso después de haber superado la barrera no osaban a moverse, ni siquiera respiraban… El camping muy bien, la caravana muy mona, el café barato y los baños muy apestosos.

Por la mañana volvimos a estacionar nuestro Fiat en el económico parking y volvimos a visitar la ciudad, esta vez con más luz y con miles de turistas!!! Vimos los mismos lugares muriendo de calor y con legañas en los ojos, pero disfrutando mucho. E incluso montamos en góndola!! Bueno, no era una de estas góndolas románticas de cuento, pero aún así tenía dos gondoleros con camiseta de rayas (que hasta cantaban!!) El pasaje fue solo para atravesar el Gran Canal y poder llegar a la plaza San Marco sin tener que dar todo un rodeo. Y todo por el módico precio de 50 céntimos cada uno!!! Eso sí, daba un poquito de miedo con tanto bamboleo…

Vimos la ciudad en cuatro horas y como no nos iba a dar tiempo a recoger el coche antes de las de este tiempo Cesarino corrió raudo como el viento y consiguió pagar cuando se cumplían justo las cuatro horas. Bueno pasaron 19 segundos de las cuatro horas, pero la súper carrera mereció la pena.
Pusimos rumbo a Firenze y tras tres horas de viaje llegamos allí. La primera vista de Firenze fue el puente de … ( Germán esto tendrás que decirlo tu porque nos hemos olvidado) Visitamos todo lo visitable de la ciudad y cenamos en un ristorante monísimo, una pasta muy buena. Después de esto nos encaminamos hacia Roma donde nuestro dos pequeños visitantes tenían que coger el avión a las 6h 30 de la mañana. Intentaron facturar pero era demasiado temprano, o tarde según como se mire, ya que eran las dos de la mañana. A César y a Germán les pidieron dos Carabinieri el carnet por estar pululando a esas horas por el aeropuerto. Dormimos una pequeñas siesta dentro de coche, con su consecuente dolor de cuello, nos lavamos y les dejamos en la cola de facturación. Nosotros carretera y manta, esta vez con dirección a Siena. La piccola ciudad no ofrece nada con demasiado encanto como para querer regresar, pero es “mona”. ( Podeis visitarla si pasáis por allí)
Ya de vuelta a Perugia nos detuvimos en el lago Trasimeno, donde nos dimos un bañito en el agua caliente como meado de niño y volvimos al hogar. Después de devolver el coche en perfecto estado, preparamos una rica lasagna para cenar; sin embargo nos quedamos dormidos y nos despertamos a las 2 de la mañana, así que tuvimos que dejar la lasagna para el día siguiente.

Y colorín colorado, este cuento ha acabado.

En breve, mas fotos…

Tanti auguri dottore!!!

Como todo buen italiano al finalizar sus estudios de tres años (lo equivalente a una diplomatura española), Roberto Forleo (uno de mis amigos Erasmus de Lille) se laureó el pasado viernes. La laurea consiste en presentar delante de un tribunal la tesis que has escrito; a este evento pueden asistir tu familia y tus amigos. Una vez escuchadas las tesis de todos los alumnos del mismo turno de laurea (que por cierto, pobrecitos aquellos que tienen que escucharlas todas…) te dicen tu nota y ya eres doctor. Fuera de la sala te ponen tu corona de laurel y hala! a celebrarlo por todo lo alto.

papis

Para la laurea de Roberto vinieron más amigos Erasmus: Barbara de Vicenza, Marco, Lidia y Marti de Roma, Marco y Luca de Milano, Marie Anne de Bologna e Irenella y yo que ya estábamos en Perugia.

Por la mañana fue la laurea en sí; Roberto muy elegante, eso sí al estilo italiano, y con mucho arte al hablar ante un público (la verdad que el hecho de tener la mayor parte de los exámenes de la uni orales debe ayudar bastante; así que, Ro, prepárate para el año que viene!!jeje) Después, todo el mundo le dio regalitos, brindamos con cava, hicimos fotos y nos fuimos todos a comer a un restaurante un buffet por cortesía de los padres de Roberto. Comimos canapés, sandwichitos, piadine, mucha pasta, zumos, agua, más cava, sandía, cerezas y melocotón. Todo buenísimo y muy elegante… Puede que un poco de Pijuelo de Arriba como diría alguno pero me lo pasé muy bien!
cibo

Por la noche a las 21h30 fuimos a una fiesta a un bar que se llama H2nO, donde también nos invitaron a comida y bebida. Me lo pasé muy bien, aunque tuvimos que irnos pronto porque al día siguiente nos íbamos de viaje a Venezia y Firenze Aun así, lo mejor fue poder ver a tantas de estas personitas que en unos pocos meses se han convertido en algo tan importante para mí… Eso sí, no se podrán quejar de mis visitas a Italia, que no han sido pocas… Ahora les espero a ellos en España…

fies

Li: que yo sé que lees esto: quando vieni in Spagna, spero che sia presto perché già mi manchi troppo!! Anche se lì non ci sono gelatti così buoni, Madrid è una città bellísima!! Ti aspetto!!!