Auto-recordatorio

Sí, lo sé, tengo que estudiar pero bien es sabido por todos que cuando uno más debería estar centrado en los libros y apuntes, más apasionantes ideas le vienen a la cabeza.

Que si tengo que ir a esta tienda, visitar esta exposición, aprender esto y aquello, mirar esta web y esta otra, escribir a fulanito, limpiar el baño (??!), coser un botón, leerme tropecientos libros por puro placer, salir de cañas, quedarme en la calle porque sí, actualizar mi blog (!), arreglarme las uñas, llamar a fulanita, hacer algún proyecto artístico, comer fuera, hacer panes y descubrir nuevos postres…

En fin, tantas y taaaaaaaaantas cosas que la mitad se esfumarán de mi cabeza tan pronto como desaparezca mi obligación tras los exámenes. De todas formas, creo que hay una que no puedo eludir y es la de actualizar mi blog. Pero como hay un dicho que dice que primero es la obligación y luego la devoción hoy me limitaré a dejar una lista de temas pendientes que tengo por compartir:

    · “Veraneantes”, obra de teatro en La Abadía
    · Curso de sushi
    · Despedida de solteros y boda de Mon y Carlos!!
    · (mini)Curso de diseño web
    · Revolución 15-M
    · Clases de patronaje y confección

¿Os he dicho alguna vez que me encantan las listas? 😉

Así que nada, si mi cerebro no se ha quedado como un panchito ‘revenío’ tras los exámenes volveré a la carga con estos temas y alguno más que seguro que me he dejado en el tintero.

Hasta entonces, ¡sed felices!

Tartas 2.0

Como comenté en uno de mis posts anteriores, asistí a un curso de tartas fondant con la intención de aprender algo de esta técnica que había descubierto básicamente a través de internet. Aprendí algunos trucos y cosillas interesantes aunque me habría gustado poder “trastear” un poco más con las masas y hacer cosas nuevas. Los bizcochos y el relleno los preparé en casa el día anterior (el de abajo es un madeira sponge cake y el de arriba un bizcocho de chocolate tipo brownie, ambos rellenos con ganache de chocolate). Y he aquí el resultado:

Es una preciosidad, ¿verdad? Se nota que teníamos la ayuda de la profe.

Un día después como tenía tanto mono de tartas, hice otra de las que habían hecho en el curso para practicar. Por desgracia, tuve algunos problemas ya que andaba algo escasa de fondant y al estirar la masa no me quedó demasiado bien pero bueno, también he de decir en mi defensa que fue una tarta express hecha prácticamente en tiempo récord. El modelado sigue siendo mi asignatura pendiente porque la pobrecita parece que tiene garras en vez de manos y pies… :-S

Tarta anti-estrés