Auto-recordatorio

Sí, lo sé, tengo que estudiar pero bien es sabido por todos que cuando uno más debería estar centrado en los libros y apuntes, más apasionantes ideas le vienen a la cabeza.

Que si tengo que ir a esta tienda, visitar esta exposición, aprender esto y aquello, mirar esta web y esta otra, escribir a fulanito, limpiar el baño (??!), coser un botón, leerme tropecientos libros por puro placer, salir de cañas, quedarme en la calle porque sí, actualizar mi blog (!), arreglarme las uñas, llamar a fulanita, hacer algún proyecto artístico, comer fuera, hacer panes y descubrir nuevos postres…

En fin, tantas y taaaaaaaaantas cosas que la mitad se esfumarán de mi cabeza tan pronto como desaparezca mi obligación tras los exámenes. De todas formas, creo que hay una que no puedo eludir y es la de actualizar mi blog. Pero como hay un dicho que dice que primero es la obligación y luego la devoción hoy me limitaré a dejar una lista de temas pendientes que tengo por compartir:

    · “Veraneantes”, obra de teatro en La Abadía
    · Curso de sushi
    · Despedida de solteros y boda de Mon y Carlos!!
    · (mini)Curso de diseño web
    · Revolución 15-M
    · Clases de patronaje y confección

¿Os he dicho alguna vez que me encantan las listas? 😉

Así que nada, si mi cerebro no se ha quedado como un panchito ‘revenío’ tras los exámenes volveré a la carga con estos temas y alguno más que seguro que me he dejado en el tintero.

Hasta entonces, ¡sed felices!

Diez razones para odiarte

Aunque al leer este título me viene a la cabeza inevitablemente la canción de la película homónima con Heath Ledger cantando ‘I love you baby…’ en las gradas del instituto, no voy a hablar de películas romanticonas (al menos, no por ahora).

Simplemente voy a hacer una breve lista que, aunque estuve tentada de llamarla decálogo, creo que no es ni mucho menos un

2. m. Conjunto de normas o consejos que, aunque no sean diez, son básicos para el desarrollo de cualquier actividad.

según dice la RAE. Por lo tanto esta lista es sencillamente una serie de cosas que odio, detesto, aborrezco, me sacan de quicio, me desesperan… sobre el incivismo de esta sociedad en la que vivimos. Pequeños detalles y gestos que pueden parecer insignificantes pero que, a mi parecer, harían de este mundo un lugar algo mejor y de la convivencia una tarea más sencilla.

Ahí va mi lista de lo que DETESTO profundamente:

    1. La gente que no recoge las cacas de sus perros.
    2. La gente que no utiliza los intermitentes.
    3. La gente que al abrir un paquete de tabaco tira el precinto al suelo sin menor miramiento.
    4. La gente que come chicle con la boca abierta.
    5. Los ‘gorrillas’, que cobran por ayudarte a aparcar en un sitio donde luego tienes que pagar parquímetro (voy a ponerme a cobrar un euro a todo aquel que cruce por ‘mi’ paso de cebra)
    6. Que no te dejen entrar en un local por ir con zapatillas.
    7. La gente que no deja salir antes de entrar en el metro.
    8. La gente que escucha música en el móvil sin utilizar cascos (¡gracias por compartir vuestros gustos musicales!)
    9. La gente que se cree Ronaldinho y se pone a sonarse los mocos en mitad de la calle como si fuera un futbolista (¡puagh! asqueroso…)
    10. Que te cobren más en un bar por compartir la comida (sí, en Madrid, también lo he visto)

Y bien, eso es. Después de todo, parece que hasta podría llegar a denominarlo decálogo puesto que siguiendo estos consejos la actividad de vivir sería más placentera. 😉

EDITO: Aunque rompa el equilibrio de los 10 mandamientos aborrecimientos hay algo que no puedo dejar de lado: Los cansinos de las múltiples ONGs que te abordan especialmente en los aledaños de la FNAC. Oh my no puedo con ellos y su falso victimismo chantajista come morales!!